LAS BREVES PALABRAS XL




ENTRE DICIEMBRE Y MARZO 


I – A MODO DE PRÓLOGO

No voy a comenzar escribiendo, como lo hago habitualmente, “mis breves palabras de hoy…” porque hoy, justamente, no son breves.

De manera que más de una/un posible lectora/lector adicta/adicto a la veloz, escueta y ansiosa mensajería telefónica huirá precipitadamente de tantas palabras que no tienen espacio en sus estresadas existencias cotidianas, siempre dispuestas a ganar tiempo por llegar lo antes posible al final.

Aclaración: esta historieta de especificar los géneros me aburre infinitamente, me suena literariamente fatal y no creo que signifique ningún avance de trascendencia para la igualdad entre damas y caballeros, como especificaban los rótulos de los baños públicos de la antigüedad.

La cuestión es que desde mis últimas breves palabras de noviembre de 2017 me propuse publicar un comentario mensual, y no cumplí. Pero continué escribiendo y escribiendo, para concluir uniendo todo con sus correspondientes nexos, título y subtítulos, hasta transformarlo en lo que sigue a continuación.

Y por favor, si vas a leerme hazlo relajadamente, sin estrés, así sintonizaremos mejor el diálogo. Yo no tengo urgencias por apurar el final. ¿Y tú?





ENTRE DICIEMBRE Y MARZO

II - ANSIOLÍTICOS Y TERNURAS PROGRAMADAS

Un psicólogo me comenta, mientras trata de disimular su entusiasmo, que a partir de noviembre se le duplican los pacientes que buscan la fórmula mágica para enfrentar la proximidad de las fiestas navideñas.

También leo en un periódico que coincidiendo con esta época de turrones y mazapanes se dispara hasta en un 40% la venta de ansiolíticos y somníferos.

En un supermercado ofrecen créditos sin intereses porque la gula está de moda, hay que presumir de estómago saciado, de gourmet, de “aquí no falta de nada porque es Navidad”. Aunque todo se pague en eternas mensualidades y muy pocos recuerden cuál es el sentido fundamental de la Navidad, suponiendo que exista un sentido fundamental más allá de las luces decorativas.




La obligación de compartir comilonas con quienes no soportas, escuchar con estoicismo anécdotas que no te interesan en absoluto, o tratar de ensayar la mueca de una sonrisa ante el gracioso más detestable, significa gastar una tremenda dosis de energía forzada que inevitablemente se transformará en estrés, depresión, ansiedad, angustia y hasta, en algunos casos, total desesperanza.

Es que las presiones de la sociedad son enormes e invaden la realidad cotidiana de todos, incluso la de los más valientes que se niegan a participar de lo que no desean y huyen hacia algún recóndito lugar, sin Internet, Smartphone, grandes superficies comerciales, radio ni televisión. Donde puedan elegir su silencio, su serena intimidad, su paz espiritual. Saben que pasarán automáticamente a ser clasificados y condenados como “raros”, pero no les importa porque prefieren ser auténticos. Porque han reflexionado y decidido por sí mismos.

Afuera, en las abarrotadas calles de cualquier ciudad, desfilan ruidosas multitudes entregadas al consumismo compulsivo, convencidas de que el universo entero festeja la Navidad y esa es la única manera de hacerlo. Desconocen que entre los 7.350 millones de habitantes que soporta el agobiado planeta Tierra sólo 2.350 millones son cristianos. Pero da igual, es tiempo de ternuras programadas, de bondades implantadas por decreto, de repentina sensibilización masiva, de amores pasajeros hacia los pobres extranjeros de remotas regiones, y sobre todo hacia los niños analfabetos y desnutridos que carecen de juguetes.

Para concluir con todos los rituales propios de diciembre, no pueden faltar los balances anuales, las culpas y los errores siempre ajenos, la incomprensión de los demás, la mala suerte, y los heroicos propósitos para el nuevo año que pasarán al olvido no bien terminen de sonar las doce campanadas de la media noche.

¿Qué tal si evitas el psicólogo y los ansiolíticos? ¿Qué tal si te reencuentras contigo, con tus aciertos y desaciertos, con tus miedos, con tu coraje y, sobre todo, disfrutas con la compañía de las personas que realmente amas y te aman? Sin obligaciones ni imposiciones.

Pero no solamente en diciembre.






ENTRE DICIEMBRE Y MARZO

III - AUSENCIA DE PENSAMIENTO

Se ha apagado diciembre porque todo pasa y toca el recogimiento invernal de enero, que también pasará… Aunque en esta ocasión, el persistente silencio de la nieve detenga, aparentemente, el ritmo de las horas.

Leo una información que, a pesar de conocerla con anterioridad, siempre me alarma y me preocupa por su fundamental trascendencia. Se titula “El 90% de los profesores vive situaciones de violencia en su colegio”, según los resultados de una encuesta del sindicato de funcionarios docentes (CSIF). Las situaciones de violencia denunciadas por los 2.000 profesores encuestados se refieren a insultos y agresiones entre alumnos y hacia los profesores, enfrentamientos a través de las redes sociales, manifestaciones racistas y homófobas, vandalismo y destrozos de material escolar y, además, poca colaboración o actitudes hostiles de los padres hacia los docentes.





Sin lugar a dudas un panorama de la educación muy poco alentador, que conduce a cuestionarse el respeto básico, el sentido de la disciplina, la responsabilidad individual, los alcances de la libertad, la formación del futuro adulto… Disyuntivas ya largamente debatidas que parecen no encontrar soluciones o al menos posibilitar el inicio de cambios sustanciales.



Leyendo por aquí o por allá mientras enero avanza, me encuentro con una entrevista a Daniel Barenboim en la que el gran pianista y director de orquesta argentino-israelí expresa: “El mayor problema del espíritu de hoy es que no hay pensamiento”. 


Daniel Bareinboim


Si el lector se desorienta con estas palabras le aclaro que por supuesto el ser humano casi siempre piensa, y justamente esta facultad lo hace único, pero ¿cómo, cuándo, en qué, para qué piensa el ser humano? Si descuento los pensamientos mecánicos que sirven para resguardar las constantes vitales, se puede pensar en un sinnúmero de tonterías, banalidades, mezquindades, maldades de diverso calibre, ambiciones innobles, etc., etc., etc.

Pero el pensamiento al que se refiere Barenboim es el que discierne, analiza, reflexiona, trata de comprender desde diversas y opuestas perspectivas, ama, construye, se compromete, crea, experimenta, busca…

Y continúa diciendo Barenboim: “La cuestión es que Internet ha hecho confundir educación con información. Como si cuanta más información se tuviese, más educado se fuese. Pero la educación no es información. La educación es lo que te da la capacidad para procesar toda esa información”.

De modo que educación no es aprender a comportarse decorosamente en sociedad, ni aceptar y defender como propias tradiciones y morales heredadas, ni repetir conceptos que denoten erudición.

Educación es aprender a elaborar a partir del conocimiento un pensamiento crítico y autocrítico, independiente, coherente y flexible.






ENTRE DICIEMBRE Y MARZO

IV–TODO PUEDE SER MODA

Febrero es la redundante continuación de enero, y también pasará. La moda de este mes parece ser el feminismo combativo de alfombras rojas y vestidos negros. Al fin, todo puede transformarse en moda, en tendencias pasajeras de usar y tirar. Mejor con escándalo, ruido, espectáculo y beneficios económicos.

Es moda comer y pronto serán moda coser, bordar o tejer. También es moda el sexo que oscila entre el exhibicionismo más rudimentario, las obligadas confesiones públicas de intimidades que deberían ser privadas y la censura más hipócrita. Y hay moda para las palabras, los deportes con o sin riesgo, los lugares turísticos, las series de televisión, la depilación, las habilidades pseudoartísticas, las profesiones, el patriotismo y, por qué no, el feminismo que también tiene su tiempo de moda siempre en competencia con el ancestral machismo que no soporta perder sus privilegios.

Y aunque no voy a reiterar ahora mi apoyo a la igualdad de oportunidades, derechos y deberes entre mujeres y hombres, pues quienes me conocen y/o me leen saben perfectamente cuál es mi posición, sí quiero rechazar ciertos excesos.

Por ejemplo, en la entrega de los premios Goya 2018, que se conceden anualmente a las películas españolas, el director Carlos Saura expresó dirigiéndose a la actriz Penélope Cruz: “Estoy muy emocionado de estar aquí con esta chica tan guapa”. Entonces, de inmediato, “las redes” se escandalizaron porque Saura destacó los encantos exteriores y no los valores profesionales de Cruz. 



 
 Penélope Cruz y Carlos Saura.


Es cierto que la reunión que se celebraba pretendía reivindicar los derechos de las mujeres en el ámbito cinematográfico, además de denunciar la violencia de género, pero no pienso que las palabras de Saura puedan considerarse ofensivas ni pareció que la actriz las sintiera así.

Por mi parte, siempre he manifestado con espontánea naturalidad mi opinión sobre el buen aspecto de mis amigas o de mis amigos, de mis alumnas o de mis alumnos. ¿Por qué no  valorar que una persona está guapa? Inhibirse de comentarlo es autocensura y esto sí que es alarmante y debe escandalizar a “las redes” y a todos los que valoran la libertad de expresión y el respeto mutuo entre personas mínimamente civilizadas.

Por supuesto que hay comportamientos reprobables y discutibles en su intencionalidad. Pero condenar de antemano y sin claras evidencias puede ser muy peligroso. Sobre todo si quien acusa proviene de un colectivo que, como el feminista, ha tenido que luchar tanto y desde hace tanto tiempo para conseguir sus naturales derechos. No olvidemos que desde hace siglos, antes de las alfombras rojas y los vestidos negros, infinidad de mujeres anónimas han luchado (y luchan) por conseguir su libertad, su lugar en el mundo, sin medios, sin apoyos, con tenaz valentía.

¡Ojo con las modas, son ruidosas, superficiales e interesadas, y pasan rápido sin dejar huellas profundas! Es preferible el trabajo consciente, continuo y elaborado para obtener resultados sólidos.




Hoy 28 de febrero de 2018 leo que Facebook ha censurado una imagen de la prehistórica y archiconocida Venus de Willendorf por considerarla pornográfica. Me encantaría que esta fuese una noticia falsa, pero no parece ser así… La ignorancia, la prepotencia y la falsa moral siempre se han aliado. Los ejemplos históricos son numerosos y reiterados. La involución del ser humano parece ser cíclica. Lo grave es que en esta época el deterioro medioambiental y el cambio climático se agregan a la involución, amenazando como nunca antes el presente y el futuro que entre todos hemos ido destruyendo, activa o pasivamente.




Una idea: si “las redes” decidieran oponerse masivamente a la vulgaridad, la mediocridad, la total falta de imaginación y creatividad, el sensacionalismo, la violencia y la constante manipulación ideológica que nos transmiten, por ejemplo, a través de la mayoría de canales de televisión, se podría cambiar una parte muy importante de la incultura actual.

Cabría preguntarse: ¿esta incultura la producen los medios de difusión o la reclaman los espectadores?

El espíritu sin pensamiento que definía Barenboim…






ENTRE DICIEMBRE Y MARZO

V – REIRSE DESDE ADENTRO

Hoy, domingo 4 de marzo no presiento que vaya a reírme desde adentro, que no es lo mismo que reírse a secas. Y a pesar de la insistente lluvia que me impide pasear por Toledo sin mojarme, me sorprendo con mis propias carcajadas que me suenan espontáneas y convencidas, liberadoras.

El lugar: una pequeña sala (que no conocía), abarrotada de un público entusiasta, llamada Matadero Lab por ser la sede de un antiguo matadero. El motivo: asistir a la conferencia cantada titulada “La mujer y la copla”, impartida por Martirio, dentro de los actos del Festival Fem.18 que celebra en Toledo capital el Día Internacional de la Mujer.


Martirio


La causa de mis carcajadas: un recital ingenioso, inteligente, crítico, agudo, sobrio y auténticamente divertido, en el que la conocida cantante sorprende con el buen decir de sus propias palabras, con su afinada y sentida voz que se luce especialmente sin contar con el apoyo de ningún acompañamiento musical (a capela, vamos). Todo desde un escenario en el que sólo hay una mesa con un antiguo flexo y una silla.  Nada de ruido. Nada de luces cambiantes. Nada de innecesarios efectos especiales. Sólo lo fundamental: la palabra y la voz de Martirio narrándonos con calidez y soltura la trayectoria sentimental de las mujeres españolas reflejada en la copla. Y algo muy importante, la conexión con el público y la creación de una atmósfera confortable, de intercambio.

Y las risas. Y mi inesperada risa desde adentro, después de tanto tiempo. Gracias señora, he disfrutado mucho. Los aplausos finales demostraron que los demás también.





ENTRE DICIEMBRE Y MARZO

VI – MÁS FEMINISMO, RACISMO, XENOFOBIA Y HOMOFOBIA, ARMAS PARA LA PAZ Y UNA “ISLA” QUE CRECE.

Volviendo a las reivindicaciones feministas, el 8 de marzo se ha conmemorado el Día Internacional de la Mujer con huelgas, paros y manifestaciones de amplia difusión, para sensibilizar a la opinión pública acerca de la necesidad de igualdad de oportunidades y derechos para el colectivo.

Todo comenzó en 1910, cuando se organizó en Copenhague (Dinamarca) la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas. Allí se reclamaron la igualdad de derechos y el sufragio universal, y se decidió celebrar a partir del 8 de marzo de 1911 el Día de la Mujer Trabajadora. Dinamarca, Suecia, Austria, Alemania, Suiza y Rusia fueron los primeros países que se adhirieron a la causa feminista. Hasta que por fin, en 1975, la Organización de Naciones Unidas (O.N.U.) proclamó oficialmente el Día Internacional de la Mujer, confirmando la fecha del 8 de marzo para hacerlo efectivo.



Carteles y países que convocaron el paro del 8 de marzo



Mucho antes aún, en 1857, las explotadas trabajadoras de una fábrica textil de Nueva York se rebelaron con una huelga que fue brutalmente reprimida. En 1908, 40.000 costureras industriales de grandes fábricas de Estados Unidos también se declararon en huelga para reivindicar sus derechos laborales. Pero fue el incendio de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, donde murieron 123 trabajadoras, el detonante de los sucesos posteriores que ya he enumerado.
Un largo camino para conseguir objetivos básicos que se han obtenido a medias, más en las palabras que en los hechos. Como tampoco se ha logrado cambiar la mentalidad de aquellos que se indignan desaforadamente cuando una mujer negra y extranjera comete un delito, pero son más tolerantes y comprensivos cuando el autor del delito es hombre, blanco y autóctono. Y aquí aparecen el racismo, la xenofobia, la homofobia y el odio, todos sentimientos despreciables que se mantienen disimulados pero latentes, hasta que surge la excusa para que se manifiesten con inusitada violencia. Un grave dato reciente: en Madrid se produce cada día una agresión homófoba.

¿Es verdad que pretendemos una sociedad nueva propia del tecnológico siglo XXI, o sólo son propósitos banales que no representan la realidad? ¿Trabajamos con auténtico afán para lograrlo? ¿Nos comprometemos con el cambio de mentalidad que aparentemente deseamos para superar nuestras destructivas limitaciones históricas?




Según las últimas estadísticas los 10 principales países productores y exportadores de armas son en el siguiente orden: Estados Unidos, Rusia, Francia, Alemania, China, Reino Unido, España, Israel, Italia y Holanda. La producción aumenta constantemente porque la exportación lo exige, propio de la sociedad de consumo global. Pero no hay motivos para alarmarse pues en realidad son armas preventivas, no son armas para la guerra sino para la paz. Armas para la libertad. Armas para el futuro, para preservar la seguridad y el diálogo democrático entre naciones y culturas.





Mientras tanto, la mayor “isla de basura” de las cinco que adornan los océanos terrestres, compuesta principalmente por restos diversos de objetos de plástico y ubicada en el Pacífico, entre Hawái y las costas de California, ya ha alcanzado la superficie de México o de tres veces España y Portugal, y continúa creciendo con entusiasmo. Pero no debemos preocuparnos, porque pronto será un original y selecto destino turístico para las vacaciones de Semana Santa.


 Distribución y concentración de residuos plásticos previstos para 2018.







VII – RONDA – 5.6.2004/29.3.2018

Ella nos observaba en todo momento, conocía el significado de nuestros gestos, nuestros humores y sonidos, nuestros silencios. Nos vigilaba los sentimientos y los límites. Instalada con naturalidad en la sucesión de los días y las noches intuía con extrañeza nuestro complicado  territorio de propósitos, ambiciones, dudas, obligaciones, miedos, desconfianzas y soledades. 

Tal vez percibía nuestra humana fragilidad cuando nos miraba serena y bella desde su constante presente. Sin necesidad de juzgar, disfrutaba de caricias y cercanías. Se complacía con soles y prados. Vivía con decisión. Murió sin pretensiones de eternidad.  
  

 Ronda y Mario Fournier.




  
 
El personaje que he elegido para destacar ya lo he mencionado. Se trata del músico Daniel Barenboim (Buenos Aires, 1942) creador junto al filósofo Eduard Said (Jerusalén, 1935 – Nueva York, 2003) de la Orquesta del Diván de Oriente y Occidente (West-Eastern Divan Orchestra).


 Eduard Said y Daniel Bareinboim.

El proyecto se inicia en 1999 para reunir a talentos jóvenes palestinos, árabes e israelíes, con el objetivo de promover mediante la música un foro para la convivencia, el diálogo y la comprensión entre estos pueblos enfrentados. En 2002 reciben el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia. En 2004 se crea la Fundación Barenboim – Said, con sede en Sevilla, para llevar a cabo  proyectos de educación musical tanto en Medio Oriente como en Sevilla. Entonces ingresan en la orquestra músicos españoles.


 Orquesta del Diván de Oriente y Occidente.

Es importante destacar que en los proyectos educativos anteriores, al igual que en la academia para jóvenes músicos que dirige Barenboim en Berlín, se incluye el aprendizaje de filosofía para que los alumnos ejerciten el pensamiento reflexivo.


"Tristán e Isolda" de Richard Wagner - Orquesta del Diván de Oriente y Occidente dirigida por Daniel Bareinboim en le patio del Palacio de Carlos V en La Alhambra (Granada, España).


La Orquesta del Diván de Oriente y Occidente es otro esfuerzo para producir el cambio que todos necesitamos para crear un mundo mejor.






Y para concluir, mi homenaje a José Antonio Abreu (1939-2018), músico, compositor y director de orquesta, educador, economista y político  venezolano que acaba de fallecer.


José Antonio Abreu.

Su Sistema Pedagógico para combatir la pobreza, la ignorancia y la marginación de los jóvenes mediante la educación musical, lo conduce a fundar la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela, y el Sistema Nacional de Orquestas Sinfónicas Juveniles, Infantiles y Pre -Infantiles de Venezuela.
Sus aciertos como educador son valorados en todo el mundo y su Sistema adoptado por más de 70 países de América y Europa.  

Abreu es reconocido en numerosas ocasiones y recibe entre otros premios el Príncipe de Asturias de las Artes (España, 2008), el Gran Cordón de la Orden del Sol Naciente (Japón, 2007), el Premio Nacional de Música de Venezuela (1978), el Premio Internacional de Música de la Unesco (1993), el Premio de Música Polar de la Academia Sueca de Música (2009), el Premio Glenn Gould de Canadá (2008), etc., etc. Su discípulo más relevante es el director de orquesta venezolano Gustavo Dudamel.


 "Danzón nº 2" de Arturo Márquez - Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela.


“La música transforma profundamente la psiquis del niño porque abre su intelecto y su sensibilidad a un horizonte explícito. La música siembra valores en el alma del niño. Le enseña a apreciar lo bello, lo noble y allí está el germen de lo que luego se transforma en valores estéticos que luego se traducen en valores éticos”.
José Antonio Abreu


Más información sobre Abreu en este blog en "Apocalipsis y reflexión".






.

LAS BREVES PALABRAS XXXIX




EL FANATISMO


Mis breves palabras de hoy tratan sobre un tema que debería alarmarnos y ser motivo de profunda reflexión: el fanatismo. 

La proliferación de los fanáticos (y, por supuesto, de las fanáticas) indica que transitamos tiempos oscuros con poco espacio para todos aquellos que confían en el razonamiento y el diálogo.

Porque no es cuestión de justificar los fanatismos como actitudes de apasionamiento circunstancial y extremo, cuando en realidad son comportamientos irracionales y prepotentes sin más. Da lo mismo que los motivos sean un deporte competitivo, doctrinas religiosas, ideologías o personajes políticos, morales, objetos útiles o inútiles, patrias, comidas o regímenes dietéticos, paradigmas pedagógicos, fobias, tecnologías, machismos o feminismos, irrefutables certezas científicas, músicas, estéticas, palabras, sexo, ideales y mil motivos más, propicios para transformarse en objetivos de fanatismos implantados, de manera burda o sutil, por las modas de los intereses económicos globales.

Porque los fanatismos no se generan solos, del mismo modo que los fanáticos y las fanáticas son premeditadamente modelados para actuar al servicio de propósitos que poco tienen que ver con el entusiasmo colectivo espontáneo.

En cualquier caso, un individuo comienza a ser fanático cuando decide, por ejemplo, que sus ideales son los únicos auténticos que debe practicar, defender e imponer por todos los medios a su alcance. A partir de este momento, renuncia a cualquier objetividad, a cualquier sentido crítico, y se entrega ciegamente a su fanática causa que no entiende de razonamientos sino que únicamente puede proceder de planteos rígidos e inamovibles.

Lo infalible no existe, la perfección que en tantas ocasiones se pretende alcanzar, tampoco. Posiblemente el fanatismo sea miedo a pensar por sí mismo,  miedo a cuestionarse y reflexionar. Miedo al sentido final de la vida que no podemos dilucidar. Miedo al silencio fundamental que carece de respuestas.

Una turba de fanáticos dispuesta a enfrentarse con otra turba de fanáticos, ambas defendiendo a palos sus absolutas verdades, ha sido a lo largo y ancho de la historia humana sinónimo de brutalidad, dolor y retroceso evolutivo. Sólo el diálogo constructivo y responsable nos permitirá crear un mundo mejor. Sé que mis palabras, considerando la realidad que nos circunda, pueden sonar a falso idealismo, a utopía irrealizable… ¿Será que sólo nos resta aceptar pasivamente la peor mediocridad y renunciar a luchar con creatividad e imaginación por las transformaciones?




Hoy he elegido para destacar la ciudad de AUROVILLE, fundada por MIRRA ALFASSA, también conocida como “la madre” (París, 1878- India, 1973), en Villupuram, India, bajo el amparo de la UNESCO, en 1968.

AUROVILLE es una ciudad universal en la que hombres y mujeres de todas las nacionalidades, culturas y religiones conviven en unidad, paz y armonía.

La arquitectura experimental, el reciclaje, el uso de energías renovables, la agricultura ecológica con una producción propia para el autoconsumo (cereales, hortalizas, frutas, leche), son objetivos prioritarios de una comunidad en la que no se utiliza dinero sino que la economía funciona a través del trueque, y en la que la organización social y la justicia la ejercen los residentes más adultos y experimentados. 




MIRRA ALFASSA, la fundadora de AUROVILLE, consideraba que debería haber en la Tierra un lugar que ninguna nación pudiese reclamar como suyo; donde todo ser humano de buena voluntad pudiera vivir libre como ciudadano del mundo; un lugar de paz, de concordia y de armonía donde todo instinto de lucha fuera usado para vencer sufrimientos y miserias, superar debilidades e ignorancias y triunfar sobre las limitaciones y las incapacidades; un lugar donde prevalezcan las necesidades del espíritu sobre lo material.

AUROVILLE: una comunidad utópica que se va haciendo realidad lentamente; inevitablemente imperfecta, abierta a los cambios y las transformaciones, intentando nuevas formas de convivencia.






 Marcos Ana

El autor que he elegido hoy es el poeta español MARCOS  ANA (Fernando Macarro Castillo, Alconada, Salamanca, 1920 – Madrid, 2016). Encarcelado entre 1939 y 1961, fue el preso político que permaneció más tiempo en las cárceles del período franquista (liberado gracias a las gestiones de Amnistía Internacional), donde escribió la mayor parte de su bella y conmovedora obra poética, centrada en su confinamiento y sus anhelos de libertad y justicia.

Paradojas del destino y contradicciones de la política: MARCOS ANA, ya en el final de su vida recibió, en 2009, la Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo otorgada por el gobierno de España; en 2010, el gobierno vasco le entregó el premio de Derechos Humanos René Cassin; y por último, en 2011, fue distinguido por el Consejo de Ministros de España con la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes.  



Mi vida,
os la puedo contar en dos palabras:
un patio y un trocito de cielo
por donde a veces pasan
una nube perdida
y algún pájaro huyendo de sus alas.



AUTOBIOGRAFÍA

Mi pecado es terrible;
quise llenar de estrellas
el corazón del hombre.
Por eso aquí entre rejas,
en diecinueve inviernos
perdí mis primaveras.
Preso desde mi infancia
ya muerte mi condena,
mis ojos van secando
su luz contra las piedras.
Mas no hay sombra de arcángel
vengador en mis venas:
España es sólo el grito
de mi dolor que sueña



TE LLAMO DESDE UN MURO

Oye, hermano, te llamo desde un muro;
clavado entre unas piedras
donde las sombras hacen su nidada.
Hablo desde la pena.
Entre los huesos mismos del dolor te llamo.
Mi voz, como esas hierbas
que en la ranura de una roca crecen,
se ha mantenido pura:
no escupió a su bandera,
ni doblegó sus hombros,
ni ha mentido canciones,
ni se pasó al Oscuro.

Veinte veces cruzó la primavera,
y mis alas en un cepo atrapadas,
y el ardor de mi sangre entre cadenas.
Pero hoy mi voz –sin llanto– te reclama;
mi lengua es una herida que flamea,
como un pájaro ardiendo en tu ventana.

Ni un día más, amigo. No consientas
este tropel de muros obcecados;
tanta luz sin salida, tanta puerta
cerrada ante mis ojos.
Mi corazón te espera,
aguarda a tu palabra, y en los muros
como un río apresado se golpea.



¡BUSCAD ACERO!

Aún es de sueño la llave,
y sólo aroma la puerta.
¡Amigos, buscad acero;
forjad la llave maestra
con la voz del pueblo entero!

La llave de la amnistía,
para el corazón del hombre
prisionero en la agonía.

Aún es de viento la llave,
y sólo silba en la puerta,
¡Amigos, buscad acero;
forjad la llave maestra
con la voz del pueblo entero!

La llave de la amnistía,
para el alma que florece
llanto en el revés del día.

Aún es de llanto la llave,
y se derrama en la puerta.
¡Amigos, buscad acero;
forjad la llave maestra
con la voz del pueblo entero!

La llave de la amnistía,
que de par en par nos abra
los campos de la alegría.



HASTA LAS PIEDRAS

La piedra silente llora;
el muro cerril, el hierro
de los cerrojos, las losas.
Las cadenas, ya gastadas,
sus eslabones deshojan.

Hasta el carcelero siente
un alma bajo su ropa.
(Pero hay un reloj terrible
que estanca sus negras horas
con odio y sangre en la esfera
sin alba de sus mazmorras).

La vida entera nos llama.
Vierten lágrimas las rocas.
Se abren las casas. Esperan
en los umbrales mil rosas.

¡Nuestro amor reclama el niño
con su voz de tiernas hojas!
La libertad va dejando
de voz en voz, clamorosa,
los resplandores de un grito
como una estrella en la boca.
(Pero hay un reloj terrible
–ciego Caín sin aurora–
que en su noche de odio y sangre
sigue estancando las horas.
Guadañas son sus agujas
en un cadalso de sombras).



¿LA VIDA?

Decidme cómo es un árbol.
Decidme el canto de un río
cuando se cubre de pájaros.
Habladme del mar, habladme
del olor ancho del campo,
de las estrellas, del aire.

Recitadme un horizonte
sin cerradura y sin llave,
como la choza de un pobre.

Decidme cómo es el beso
de una mujer. Dadme el nombre
del Amor, no lo recuerdo.

¿Aún las noches se perfuman
de enamorados con tiemblos
de pasión bajo la luna?

¿O sólo queda esta fosa,
la luz de una cerradura
y la canción de mis losas?

Veintidós años... Ya olvido
la dimensión de las cosas,
su color, su aroma... Escribo
a tientas: “el mar”, “el campo”...
Digo “bosque” y he perdido
la geometría de un árbol.

Hablo, por hablar, de asuntos
que los años me borraron.
(No puedo seguir, escucho
los pasos del funcionario).



MI CASA Y MI CORAZÓN

(Sueño de libertad)
Si salgo un día a la vida
mi casa no tendrá llaves:
siempre abierta, como el mar,
el sol y el aire.

Que entren la noche y el día,
y la lluvia azul, la tarde,
el rojo pan de la aurora;
la luna, mi dulce amante.

Que la amistad no detenga
sus pasos en mis umbrales,
ni la golondrina el vuelo,
ni el amor sus labios. Nadie.

Mi casa y mi corazón
nunca cerrados: que pasen
los pájaros, los amigos,
el sol y el aire.



MI CORAZÓN ES PATIO

La tierra no es redonda:
es un patio cuadrado
donde los hombres giran
bajo un cielo de estaño.

Soñé que el mundo era
un redondo espectáculo
envuelto por el cielo,
con ciudades y campos
en paz, con trigo y besos,
con ríos, montes y anchos
mares donde navegan
corazones y barcos.

Pero el mundo es un patio.
(Un patio donde giran
los hombres sin espacio).

A veces, cuando subo
a mi ventana, palpo
con mis ojos la vida
de luz que voy soñando.
Y entonces, digo: “El mundo
es algo más que el patio
y estas losas terribles
donde me voy gastando”.
Y oigo colinas libres,
voces entre los álamos,
la charla azul del río
que ciñe mi cadalso.

“Es la vida”, me dicen
los aromas, el canto
rojo de los jilgueros,
la música en el vaso
blanco y azul del día,
la risa de un muchacho...

Pero soñar es despierto
(mi reja es el costado
de un sueño que
da al campo).

Amanezco, y ya todo
–fuera del sueño– es patio:
un patio donde giran
los hombres sin espacio.

¡Hace ya tantos siglos
que nací emparedado,
que me olvidé del mundo,
de cómo canta el árbol,
de la pasión que enciende
el amor en los labios,
de si hay puertas sin llaves
y otras manos sin clavos!

Yo ya creo que todo
–fuera del sueño– es patio.

(Un patio bajo un cielo
de fosa, desgarrado,
que acuchillan y acotan
muros y pararrayos).

Ya ni el sueño me lleva
hacia mis libres años.
Ya todo, todo, todo,
–hasta en el sueño– es patio.

Un patio donde gira
mi corazón, clavado;
mi corazón, desnudo;
mi corazón, clamando;
mi corazón, que tiene
la forma gris de un patio.

(Un patio donde giran
los hombres sin descanso).



ALMA NO LLORES

Y no basta decir: “alma, no llores”,
si ves a un corazón que va dejando
la vida entre furiosos desgarrones.

Hay lágrimas que tienen estatura
de estrellas indomables
y es de acero o de roble su ternura.





.